BORDADOS EN FIELTRO: Cuando el amor se transmite a la creación de piezas

Bordados en fieltro 

Vivimos en un mundo que fluye demasiado deprisa y ello nos carga de estrés, nos acarrea pautas automatizadas que hemos asimilado en nuestro día a día debido a las nuevas tecnologías. Esas mismas tecnologías favorecen la creación de todo tipo de productos de manera industrial y mecánica, donde todo vale por ser competitivo. Procesos más eficientes pero con el único objetivo de potenciar el consumo más que el uso. Cuando se nos rompe algo, simplemente lo compramos de nuevo sin pensar en el proceso insostenible que tiene detrás.

Va siendo hora de pararnos y recapacitar un poco. Ante todo somos seres humanos y en ciertas situaciones de la vida debemos dar prioridad a los sentimientos, como puede ser el amor y la pasión en el trabajo. Al igual que hacen los artesanos, al valerse de sus manos, tiempo y esfuerzo para tratar con cariño materiales de calidad y dar lugar elementos exclusivos y hermosos. Los productos artesanos suelen ser la señal de identidad de una cultura por sus detalles y singularidades, a pesar de la frecuente falta de reconocimiento por parte de muchos.

En el caso concreto de Chari Bravo y sus bordados en fieltro, sus elementos de decoración están inspirados en el traje tradicional extremeño. Bordados los cuáles sumados a bolsos, joyas, complementos entre otros tantos se perfilan como un sello de identidad característico de su tierra. Cada pieza es exquisita, llena de detalles únicos y originales por muy parecida que pueda ser del resto.

La dedicación y cariño de su labor se ven recompensados con elementos cargados de belleza y personalización, a la vez que transmiten una señal empapada de riqueza cultural, el legado de sus antepasados. La creatividad junto a todo el amor invertido en el proceso de trabajo provoca una atrayente reacción cuando contemplamos el producto final. Cada artesanía se apodera de un momento de su creador, transmite una parte de él, perdiéndola, para que otros la luzcan con orgullo.

Por todo ello aprendamos a valorar lo que hay detrás de las piezas de artesanía: el tiempo de una persona que trabaja con amor, empeño y sin faltar a la calidad.

¿Quieres compartirlo?

0 Opiniones

Deja tu opinión

Tu email no será publicado